domingo, 2 de abril de 2017

Pronto y en la mano (Corrida de novillos de La Quinta en Las Ventas, 2 de Abril de 2017)

Plaza de Toros 'Las Ventas' de Madrid. Domingo, 2 de abril de 2017, a las 18:00 horas. Corrida de novillos. Algo más de un tercio de plaza. Cinco utreros de la ganadería de La Quinta (De Palma de Río, Córdoba. Divisa: encarnada y amarilla. Señal de orejas: orejisana en ambas), mal presentados, descastados y nobles en conjunto destacando la calidad en la muleta del quinto, un remiendo de Rehuelga y un sobrero de San Martín (2º bis). Manolo Vanegas (malva y oro), saludo desde el tercio, saludo desde el tercio en el que mató por García Navarrete y silencio. Ángel Sánchez (rosa y oro), que se presentaba en Las Ventas, saludo desde el tercio y vuelta al ruedo. García Navarrete (purísima y oro), que se presentaba en Las Ventas, herido.


Comenzó mal la novillada desde por la mañana cuando se anunció el remiendo de los de La Quinta con uno de Rehuelga, no pudo completar la novillada titular y con acierto se tenían preparados novillos del mismo encaste, así como los propios sobreros de la novillada, que pertenecieron a San Martín y que a la postre acabaría saltando al ruedo uno de ellos. Faltó fuerza y casta en los de La Quinta, sacaron esa parte sosa de Santa Coloma de mirar a los tendidos y desentenderse salvo el quinto, que a pesar de ser "picado" con sumo cuidado, sacó unas embestidas abriendo surcos en el suelo, como si de un delineante se tratara, debido a su calidad. Tuvo también la suerte de tener delante un novillero con la cabeza muy bien puesta y con una muñeca de oro. Pronto y en la mano, Ángel Sánchez corrió la muleta de maravilla y pegó naturales soberbios que encendieron los tendidos; si no hubiera fallado en los aceros estaríamos hablando de un triunfo grande.

Ángel Sánchez (Foto de la página web de Las Ventas,
donde aquí enlazo a la reseña del festejo y la galería fotográfica)
El abre plaza, "Hurón", flojeó de salida y apenas fue picado, siendo señalado, de muy buenas maneras, en el primer puyazo. Suspenso en varas, tónica general en la novillada. Poca transmisión en la muleta, poco decían sus embestidas aunque presentó nobleza, quizá en exceso, y prontitud. Al igual que el novillo, Manolo Vanegas no ofreció repertorio y se limitó a pasarse de faena. Dejó una buena estocada.

Fue devuelto el segundo de la tarde al estar lesionado, y en su lugar salió un torete de San Martín que a la postre también resultó estar dañado de la pata izquierda; circunstancia que la única persona que no vio en toda la plaza fue el presidente. Se protestó y mucho por parte de los tendidos. Siguió la lidia con un simulacro en varas con el toro protestando en el peto además de embestir cruzado, cuando acometía por el izquierdo. Con el cambio de tercio ocurrió el primer susto de la tarde, el subalterno Fernando Téllez fue volteado de fea manera; felizmente solo fue el golpe y a la muerte de este novillo apareció por la puerta de la enfermería para seguir con su labor. "Cigarrón" tuvo poco que ofrecer, no sabemos si por su lesión o condición pues me cuesta valorar un toro lastimado al no poseer la totalidad de sus cualidades, aunque bien es cierto que intentó embestir bien y lo hizo en contadas ocasiones. Probablemente lo hizo por tener delante a un novillero con las ideas muy claras y sabiendo en todo momento lo que hacía. Anduvo serio Ángel Sánchez a pesar de la dificultad que ofrecía el novillo. Pinchó arriba, volvió a pinchar y finalmente dejó una media estocada. Buena impresión del madrileño.

"Coletero", guapo de capa y abanto en los primeros lances , se lidió como el de más complicaciones de la novillada. Cabeceó en el primer encuentro, haciendo sonar el estribo y queriendo quitarse la puya; se repuchó en la segunda entrada. A este tampoco le dieron en el caballo, lo que influyó en las arrancadas que desarrolló hasta ser muerto a estoque. Y es que el de La Quinta se hizo amo y señor del ruedo, a la cuadrilla de García Navarrete se le cerró el grifo de las ideas y se vieron sobrepasados por el novillo. Muchos capotazos para colocar al animal que fue adquiriendo sentido con cada uno de ellos. Se mostró muy verde el novillero jienense que no tuvo delante a un oponente fácil. Tratando de colocar al novillero con el fin de entrar a matar, fue sorprendido por el mismo provocando una feísima cogida. Le deseamos una prontísima recuperación. Vuelvo a enlazar aquí al maravilloso twitter de la nueva empresa de Las Ventas, con el parte médico del novillero. Acabó con la vida del correoso novillo el primer actuante, Vanegas.

El cuarto embistió con clase al capote del venezolano Vanegas, que comenzando con rodilla en tierra lo recibió de maravilla para luego torear a la verónica. "Fontanero" manseó en varas, como sus cuatro hermanos, saliendo suelto además de cabecear y no pelear frente al picador. Volvió a hacer acto de presencia Ángel Sánchez con un buen quite por dos delantales, una media y una larga; en su justa medida el bonito quite al que respondió la afición. Con mucha nobleza y con poca emoción embistió a la muleta. Un novillo para montarse encima y comérselo, si resulta que no puedes ofrecer a la afición algo más que dar pases y más pases; para estar en novillero, vaya. Otro novillo, como su primero, en el que Vanegas no dijo nada. Si algo se puede destacar del sudamericano es la manera de meter la espada en sus oponentes. De nuevo dejó una buena estocada.

"Pavito" fue el quinto. Lo toreó con la punta de los dedos Ángel Sánchez para recibirlo, pecando en exceso quizá de recortarle un poco la embestida, pero mostrando la calidad y la acometida del novillo, que ya empezó a embestir como si hubiera pasado por los caballos. Y en realidad casi fue así, apenas se picó al novillo ante la indiferencia de los presentes en la plaza y, otra vez más, el tercio de varas pasó sin pena ni gloria. Y comenzó lo mejor de la tarde, si Ángel Sánchez causó gran impresión en su primer animal, las cotas que alcanzó lo que hizo en su segundo, lo superaron con creces. De nuevo todo medido a la perfección, buscando el mejor terreno para el toro, considerando los muletazos necesarios para realizar la faena y finalmente llegar a la consecución del objetivo con los pases necesarios. Dicho así parece fácil, y precisamente no lo es. Tres tandas con la mano izquierda bastaron para reventar Madrid. Pronto y en la mano. Enganchando al novillo delante, corriendo la mano a la perfección y rematando detrás de la cintura; toreando. Embistió como los ángeles el cárdeno de La Quina y lo aprovechó Ángel Sánchez, pero no del todo, el fallo con los aceros le privó del triunfo. Que hubiera sido muy importante. Pinchó hasta en tres ocasiones para dejar después media estocada. Se ovacionó al toro, sí, a un toro sin picar, y se premió al torero con una sonora ovación que terminó en vuelta al ruedo.

En último lugar y tras la borrachera de toreo, salió el remiendo de Rehuelga, de nombre "Jarduo", que le correspondió de nuevo al novillero Manolo Vanegas. A este si le dieron estopa en el caballo sin venir a cuenta. Ni tanto ni tan calvo. De nuevo capea en banderillas con el animal sin comerse a nadie. Volvió a cundir el pánico en la cuadrilla del herido García Navarrete, esta vez a las órdenes de Vanegas. Otro novillo con el que no tuvo acople Vanegas y al que no terminó de poder siquiera, mostrando poca claridad de ideas, realizando siempre el mismo comienzo de faena, en los mismos terrenos, así como el resto de la misma. De nuevo estocada a la primera, quedando desprendida.

Mala novillada de La Quinta, que se salva del petardo gracias al madrileño Ángel Sánchez, al que esperamos con muchísimas ganas en San Isidro, donde actuará de nuevo con cárdenos, en este caso de Flor de Jara; ojalá siga en esta línea de claridad de ideas, algo que me ha asombrado en su actuación. Las cosas, si son pronto y en la mano, mejor, y así ha quedado hoy demostrado. De nuevo desear una pronta recuperación a García Navarrete.